Y ahora visitanos en el idioma que prefieras

Se ha producido un error en este gadget.

15 de abril de 2013

Carta de Sofía de 1996


Esta Carta tiene por objeto estimular la protección y gestión del patrimonio cultural
subacuático en aguas interiores y cercanas a la costa, en mares poco profundos y en océanos profundos.

Pone su énfasis en los atributos y circunstancias específico del patrimonio cultural subacuático y debe interpretarse como un suplemento de la Carta del ICOMOS para la Gestión del Patrimonio Arqueológico de 1990. ICOMOS se ha esforzado en promover la ética de la conservación en todas sus actividades, así como en contribuir a promover la apreciación pública del patrimonio material  de la humanidad en todas sus formas y diversidad

Para el propósito de esta Carta, el patrimonio cultural subacuático se entiende como el patrimonio arqueológico que se encuentra en un medio subacuático o que ha sido removido de él. Incluye sitios y estructuras sumergidas, zonas de naufragios, restos de naufragios y su contexto arqueológico y natural.


El patrimonio cultural subacuático contribuye a la formación de la identidad y puede servir para afirmar el sentido de pertenencia de los miembros de una sociedad.
Esta Carta tiene por objeto asegurar que todas las investigaciones sean explícitas en sus objetivos, metodología y resultados previstos, para que la intención de cada proyecto sea transparente para todos

14 de abril de 2013

La documentación del patrimonio cultural subacuático español

Uno de los requisitos primordiales para la protección del Patrimonio Cultural Subacuático consiste en el conocimiento de todo aquello que facilita su localización, datación, interpretación, estudio y evaluación. Tales actuaciones resultan imprescindibles, tanto para la confección de la Carta arqueológica subacuática, como para la elaboración de la necesaria planificación, propuesta de proyectos y gestión rigurosa. Todo ello permite llevar a cabo cualquier intervención científica dirigida a este tipo de patrimonio, así como para proceder a su posterior estudio, interpretación y puesta en valor que posibiliten el logro de su consiguiente rentabilidad social.

Metodología

La necesidad de establecer una correcta tutela del patrimonio arqueológico pasa inevitablemente por tener un conocimiento integral del mismo sobre todo a través del uso de técnicas no destructivas y de reconocimientos y prospecciones que no supongan una intrusión en el yacimiento, tal y como se contempla en los principios fundamentales recogidos tanto en la Carta de Sofía de 1996 como en la Convención UNESCO de 2001.

Es imprescindible la realización de la Carta arqueológica subacuática española, entendida como una herramienta imprescindible que permita disponer de la información suficiente para elaborar políticas correctas de gestión del Patrimonio Cultural Subacuático. Por ello, la carta arqueológica ha de perseguir los siguientes objetivos básicos: 

-Localizar, identificar y evaluar el patrimonio susceptible de ser investigado con metodología arqueológica;
-Diagnosticar su estado de conservación y los posibles riesgos para su conservación; y
-Proponer actuaciones que permitan proteger, conservar, investigar y difundir este patrimonio

Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal


La Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal tiene por objeto proteger y difundir el patrimonio sumergido.
La Ruta está coordinada por el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA), en colaboración con el Centro Nacional de Arqueologia Náutica e Subaquática de Portugal, el Centre d'Arqueologia Subaquàtica de Catalunya y el Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía.
Una de las primeras acciones de la Ruta ha sido la edición de la Guía de la Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal, en la que se recogen las instituciones y museos con fondos arqueológicos de procedencia subacuática, y una cincuentena de museos marítimos, navales o arqueológicos, que conservan o exhiben, entre otros materiales, patrimonio subacuático.

13 de abril de 2013

El Libro Verde

Los "cazatesoros" tienen más complicacione cuando quieran saquear el patrimonio arqueológico subacuático español. El Ministerio de Cultura lleva dos años utilizando, junto a la Guardia Civil, un Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) con el fin de custodiar los yacimientos sumergidos. Dicho sistema lleva en funcionamiento dos años y comenzó a utilizarse el ARQUA tras la presentación del Libro Verde del Plan Nacional de Protección de Patrimonio Cultural Subacuático.

Este sistema sirve para avisar a las autoridades cada vez que una embarcación se acerque a una determinada distancia de un yacimiento. El objetivo es doble. El primero es impedir que los barcos puedan dañar el patrimonio y, el segundo, evitar el saqueo por parte de expoliadores. De la misma manera se ha trabajado en la realización de unas cartas arqueológicas que muestren la localización de los yacimiento.

Algunas Propuestas del Libro Verde:

  • Dotar a España de organismos específicos de actuación sobre el patrimonio cultural sumergido.
  • Identificar y valorar el patrimonio arqueológico dubacuático.
  • Mejorar los instrumentos de protección de cualquier yacimiento.
  • Garantizar la correcta conservación y restauración de los restos hallados.
  • Perfeccionar la oferta formativa, técnica y científica para los profesionales del sector.
  • Hacer campañas de divulgación sobre el patrimonio existente.