Y ahora visitanos en el idioma que prefieras

Se ha producido un error en este gadget.

15 de abril de 2013

Carta de Sofía de 1996


Esta Carta tiene por objeto estimular la protección y gestión del patrimonio cultural
subacuático en aguas interiores y cercanas a la costa, en mares poco profundos y en océanos profundos.

Pone su énfasis en los atributos y circunstancias específico del patrimonio cultural subacuático y debe interpretarse como un suplemento de la Carta del ICOMOS para la Gestión del Patrimonio Arqueológico de 1990. ICOMOS se ha esforzado en promover la ética de la conservación en todas sus actividades, así como en contribuir a promover la apreciación pública del patrimonio material  de la humanidad en todas sus formas y diversidad

Para el propósito de esta Carta, el patrimonio cultural subacuático se entiende como el patrimonio arqueológico que se encuentra en un medio subacuático o que ha sido removido de él. Incluye sitios y estructuras sumergidas, zonas de naufragios, restos de naufragios y su contexto arqueológico y natural.


El patrimonio cultural subacuático contribuye a la formación de la identidad y puede servir para afirmar el sentido de pertenencia de los miembros de una sociedad.
Esta Carta tiene por objeto asegurar que todas las investigaciones sean explícitas en sus objetivos, metodología y resultados previstos, para que la intención de cada proyecto sea transparente para todos

14 de abril de 2013

La documentación del patrimonio cultural subacuático español

Uno de los requisitos primordiales para la protección del Patrimonio Cultural Subacuático consiste en el conocimiento de todo aquello que facilita su localización, datación, interpretación, estudio y evaluación. Tales actuaciones resultan imprescindibles, tanto para la confección de la Carta arqueológica subacuática, como para la elaboración de la necesaria planificación, propuesta de proyectos y gestión rigurosa. Todo ello permite llevar a cabo cualquier intervención científica dirigida a este tipo de patrimonio, así como para proceder a su posterior estudio, interpretación y puesta en valor que posibiliten el logro de su consiguiente rentabilidad social.

Metodología

La necesidad de establecer una correcta tutela del patrimonio arqueológico pasa inevitablemente por tener un conocimiento integral del mismo sobre todo a través del uso de técnicas no destructivas y de reconocimientos y prospecciones que no supongan una intrusión en el yacimiento, tal y como se contempla en los principios fundamentales recogidos tanto en la Carta de Sofía de 1996 como en la Convención UNESCO de 2001.

Es imprescindible la realización de la Carta arqueológica subacuática española, entendida como una herramienta imprescindible que permita disponer de la información suficiente para elaborar políticas correctas de gestión del Patrimonio Cultural Subacuático. Por ello, la carta arqueológica ha de perseguir los siguientes objetivos básicos: 

-Localizar, identificar y evaluar el patrimonio susceptible de ser investigado con metodología arqueológica;
-Diagnosticar su estado de conservación y los posibles riesgos para su conservación; y
-Proponer actuaciones que permitan proteger, conservar, investigar y difundir este patrimonio

Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal


La Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal tiene por objeto proteger y difundir el patrimonio sumergido.
La Ruta está coordinada por el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA), en colaboración con el Centro Nacional de Arqueologia Náutica e Subaquática de Portugal, el Centre d'Arqueologia Subaquàtica de Catalunya y el Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía.
Una de las primeras acciones de la Ruta ha sido la edición de la Guía de la Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal, en la que se recogen las instituciones y museos con fondos arqueológicos de procedencia subacuática, y una cincuentena de museos marítimos, navales o arqueológicos, que conservan o exhiben, entre otros materiales, patrimonio subacuático.

13 de abril de 2013

El Libro Verde

Los "cazatesoros" tienen más complicacione cuando quieran saquear el patrimonio arqueológico subacuático español. El Ministerio de Cultura lleva dos años utilizando, junto a la Guardia Civil, un Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) con el fin de custodiar los yacimientos sumergidos. Dicho sistema lleva en funcionamiento dos años y comenzó a utilizarse el ARQUA tras la presentación del Libro Verde del Plan Nacional de Protección de Patrimonio Cultural Subacuático.

Este sistema sirve para avisar a las autoridades cada vez que una embarcación se acerque a una determinada distancia de un yacimiento. El objetivo es doble. El primero es impedir que los barcos puedan dañar el patrimonio y, el segundo, evitar el saqueo por parte de expoliadores. De la misma manera se ha trabajado en la realización de unas cartas arqueológicas que muestren la localización de los yacimiento.

Algunas Propuestas del Libro Verde:

  • Dotar a España de organismos específicos de actuación sobre el patrimonio cultural sumergido.
  • Identificar y valorar el patrimonio arqueológico dubacuático.
  • Mejorar los instrumentos de protección de cualquier yacimiento.
  • Garantizar la correcta conservación y restauración de los restos hallados.
  • Perfeccionar la oferta formativa, técnica y científica para los profesionales del sector.
  • Hacer campañas de divulgación sobre el patrimonio existente.

10 de abril de 2013

Carta arqueológica


La ejecución de una carta arqueológica subacuática está encaminada a la localización, identificación y evaluación de los yacimientos arqueológicos sumergidos, valorando asimismo el riesgo al que están sometidos. De esta manera se obtiene una información sobre la que establecer medidas de protección y diseñar estrategias de intervención.
El Centro de Arqueología Subacuática optó desde el año 1997 por la realización de una carta arqueológica con el objetivo de contar con un catálogo de yacimientos que permita la tutela del patrimonio arqueológico subacuático de Andalucía desde el punto de vista de la protección, conservación e investigación. La información obtenida ha permitido a la Dirección General de Bienes Culturales la inscripción en el año 2009 de 56 zonas arqueológicas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz y la declaración de 42 zonas de servidumbre arqueológica.

6 de abril de 2013

ARQUA

Plano del Museo ARQUA
ARQUA es el Museo Nacional (de España) de Arqueología Subacuática. ARQUA es un proyecto que comenzó a fraguarse en la segunda mitad de los noventa t que empezó a ser construido en 2003. 

ARQUA está dirigido por el Patronato, dirigido por la Ministro de Cultura, don Ignacio Wert y está formado por once vocales natos y siete vocales de reconocido prestigio.

Otra definición de ARQUA es la de la institución reponsable de dar a conocer a los ciudadanos el patrimonio cultural subacuático español. Sus fines son el estudio, valoración, investigación, conservación, difusión y protección del Patrimonio Cultural Subacuático Español

Si te interesa visitar el museo:

  • Se localiza en Cartagena, en el Paseo Alfonso XII, nº 22.
  • Teléfono de contacto: 968 12 11 66
  • La agenda de visitas guiadas gratuitas es esta:
  1. Sábados a las 17:30h
  2. Domingos a las 12:30h
Otros horarios:
Del 15 de abril al 15 de octubre:
    Martes a sábado de 10:00 a 21:00 horas
    Domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas
Del 16 de octubre al 14 de abril:
 
    Martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas
    Domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas.
  • Tarifas:
                 Entrada general: 3 euros

                 Entrada reducida: 1, 50 euros para grupos de más de cinco personas

Además cuenta con un laboratorio de  arqueología, que pretende ser un punto de encuentro de los técnicos que desarrollan su actividad profesional en el campo de la arqueología subacuática.
 Mediante él, se pretende colaborar en la normalización de la arqueología subacuática española,  y facilitar la actividad que desarrollan: arqueólogos, resturadores, fotógrafos, topógrafos y técnicos en general que actúan sobre el Patrimonio Cultural Subacuático.

1 de abril de 2013

Magnetómetro

Un magnetómetro es un dispositivo que sirve para cuantificar en fuerza o dirección (magnética) una muestra cual sea.

Louis Georges Gouy y su balanza
Existen varios tipos. Los más sencillos miden el cambio de peso que se produce en una muestra al aplicar un campo magnético (espacio en el que se crea una perturbación por un imán y que se pone de manifiesto cuando se sitúa un nuevo imán o una carga en movimiento), algunos ejemplos son la balanza de gouy o la balanza de evans. Los hay también muy sofisticados, como los dotados de SQUID, que son los más sensibles actualmente.

El magnetómetro al ser un aparato que trabaja con magnetismo, depende del dicho magnetismo que haya en el lugar y de las diferencias en el campo magnético de la Tierra (la magnetósfera), lo cual puede ser causado por las propias diferencias en la naturaleza de las rocas o en la interacción de las partículas cargadas del Sol y la de nuestro planeta. Así, los magnetómetros se utilizan muy frecuentemente, entre otros usos, en las naves espaciales de exploración.

Magnetómetro fluxgate axial

Magnetómetros se puede dividir en dos tipos fundamentalmente:

  1. Magnetómetros escalares: miden la fuerza del campo magnético al que se encuentran sometidos. Algún ejemplo son las magnetómetros de precisión protónica.
  2. Magnetómetros vectoriales: son capaces de medir el componente campo magnético en una dirección concreta. Algún ejemplo son los magnetómetros de núcleo saturado (fluxgate).
Para finalizar querrías señalar lo qué es un magnetógrafo. Un magnetógrafo es un magnetómetro especial que está continuamente registrando datos.

30 de marzo de 2013

Patrimonio y arqueología

Aquí, nos centraremos en el estudio, protección, conservación y difusión del patrimonio arqueológico sumergido.

Se tienen que realizar los estudios de campo, como ya hemos visto, necesarios para tener una evaluación completa de la arqueología de cara a la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental. Para lo cual, se tiene que realizar un trabajo de prospección con los instrumentos más modernos, documentando, de esta manera, los yacimientos que pudiesen ser afectados. Todo esto es para tener unas medidas cautelares de acuerdo con la legislación vigente.

También se deben realizar intervenciones de urgencia con cierto rigor científico, para un posible salvamento de naufragios con interés arqueológico.

Además, se debe contar con especialistas en el tratamiento y consolidación de los materiales extraídos de una zona sumergida. Teniendo más en cuentas el tratamiento y la restauración de las maderas húmedas.

Científico restaurando una pieza extraída

27 de marzo de 2013

Archeomed


Es un proyecto europeo en el que participan como socios principales once instituciones públicas pertenecientes a siete países de la cuenca Mediterránea. La finalidad del proyecto es el desarrollo de iniciativas y esfuerzos comunes para la valorización del patrimonio marítimo y Subacuático del Mediterráneo.
El proyecto trabaja también en la Ruta del Patrimonio Arqueológico Marítimo de España y Portugal.  Sus principales objetivos son:
  • Sensibilizar ala opinión pública y a las instituciones sobre la importancia del Patrimonio Arqueológico Marítimo y Subacuático para contribuir en la protección in situ y en su conservación y recuperación.
  • Crear una red estable entre las regiones y las instituciones públicas; colaboración entre centros especializados, museos parques arqueológicos e infraestructuras portuarias históricas para dar una visión global del Mediterráneo.
  • Formación de jóvenes, profesorado y profesionales.





Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña


El Museu d’Arqueologia de Catalunya cuenta con diferentes sedes que trabajan activamente en la investigación y conservación del patrimonio arqueológico.
En sus laboratorios científicos se desarrollan múltiples actividades de colaboración científica especializada, como proyectos de investigación, congresos y mesas redondas, workshops y cursos, excavaciones arqueológicas o labores de restauración de elementos patrimoniales.
La sede de Barcelona tiene laboratorios de arqueometalurgia y de restauración-conservación, y la sede de Girona de arqueobotánica y de restauración-conservación. Además, el CASC dispone de equipamiento para la restauración y conservación de materiales arqueológicos húmedos, especialmente los de naturaleza orgánica.


18 de marzo de 2013

Para finalizar, con los restos ya recuperados

Ya, para finalizar, cuando todo el material ha sido documentado, se comienza un proceso de estudio e interpretación de la información que este material aporta, ya bien sean las piezas en sí mismas como su ubicación original. La fase es multidisciplinar, ya que pueden intervenir químicos (encargados de la conservación de los materiales fuera del agua), biólogos y zoólogos (encargados de analizar las muestras orgánicas) y otros muchos especialistas, como historiadores.


Este será el momento de decidir cual será la difusión que se van a dar a las conclusiones. No en vano, entran de nuevo en juego las condiciones, que ya he mencionado con anterioridad, de tipo político, científico o económico. Sin embargo, con todas las numerosas dificultades para la obtención de materiales subacuáticos, la historia nos revela lentamente sus secretos celosamente guardados.

17 de marzo de 2013

Los diferentes instrumentos de búsqueda

Dentro del mundo de los instrumentos, siempre tan sofisticados como costosos, los que más se utilizan son:

  • El sonar de barrido lateral. Tiene una forma parecida a un torpedo y se arrastra desde una embarcación. Funciona por ondas de sonido de alta frecuencia que emite horizontalmente a ambos lados del recorrido. Cuando las ondas revotan proporcionan una imaen gráfica del lecho acuático de una forma parecida a la fotografía aérea.
    Sonar de barrido lateral (explicado)
  • El diagramador del perfil del subsuelo. Utiliza la misma técnica que el sonar de barrido lateral, pero con ondas acústicas de baja frecuencia y de emisión vertical. Esto sirve para penetrar en los sedimentos del fondo. La aparición de restos enterrados queda reflejada en una respuesta diferente al retorno de las ondas.

    Magnetómetro de protones
  • El magnetómetro de protones. Sirve para detectar las variaciones de campo magnético terrestre que son causadas por la presencia de objetos metálicos ferrosos, tanto si están enterrados como si no. La magnitud y la forma de la anomalía nos indicará la masa de hierro que la produce y de la profundidad a la que el objeto se encuentra.

    10 de marzo de 2013

    Proceso de excavación


    En el momento en que la zona que se quiere excavar se ha delimitado se procede a posicionarlo topográficamente en un plano respecto a tierra. En ese momento se comienza el proceso llamado de extracción sedimentaria. Que como su propio nombre indica consiste en la extracción de sedimentos o capas de tierra u otros materiales, que no son interesantes para la arqueología, que se encuentran por encima del propio yacimiento. Para este proceso se utilizarán diferentes técnicas según quien sea el responsable de la excavación y de cómo sean las características del lugar.


    Buzo trabajando con una manga de succión
    Así, el arqueólogo utiliza diferentes herramientas para quitar esas capas y dejar los restos al descubierto. De todos los instrumentos, el más conocido, posiblemente, sea la manga de succión. este útil está íntimamente relacionado con la Arqueología subacuática.

    La manga de succión es un medio de apoyo para, una vez apartado con la mano la arena, quitar el sedimento que recubre un yacimiento arqueológico. Este instrumento nunca debe aplicarse directamente sobre el lecho de material, porque su succión arrastraría imprescindibles datos y materiales para el estudio en conjunto. La manga aspira el depósito cuando ya está levantado el lecho y lo lleva lejos de allí, evitando, así, el posicionamiento de éste en el lugar de trabajo.


    Funciona mediante un compresor situado en superficie con el que se inyecta aire a través de un tubo flexible por su base rígida. Cuando el aire asciende hasta la superficie, provoca un efecto de succión que es transmitido al extremo rígido de la manga, succionando los que se encuentre en el orificio. El uso incorrecto de este útil puede provocar daños irreparables en el yacimiento, por lo cual nunca debe ser usado sin control.


    Sedimentos marinos
    Como es evidente, los arqueólogos, bajo el agua, trabajan "cabeza abajo", ayudándose de la invalidez del medio acuático. De esta forma no se remueve ni se daña el yacimiento.

    Una vez el material se encuentre libre de sedimento, se procede a la fotografía estereoscópica, el vídeo y el dibujo. Así se deja constancia de la situación tal como es. Además, ésto es imprescindible para la futura reconstrucción de un plano.  Sólo cuando toda esa información ya ha sido obtenida, se procede a la extracción ordenada de la capa de material arqueológico que, una vez en tierra, debe numerarse, clasificarse y catalogarse para su estudio. El proceso de excavación se va repitiendo y una capa tras otra son descubiertas hasta finalizar la excavación.

    21 de febrero de 2013

    Un exploración marina por dentro

    Al llegar a la excavación se inicia un proceso complicado, que se convierte en irreversible para los materiales extraídos. La información que los materiales contienen no es interpretada correctamente, podría perderse irremisiblemente.


    Cada excavación es distinta. Depende, sobre todo, de las condiciones ambientales, de las características en las que se encuentre el yacimiento y de los medios materiales que se dispongan. También es la disponibilidad de los expertos en buceo.


    Normalmente, la mayoría de las excavaciones subacuáticas se organizan en el mismo momento con diversos equipos especializados. Unos realizan los trabajos subacuáticos y otros sirven de apoyo a los buceadores. Los demás miembros del grupo están como auxiliares en superficie y en el mantenimiento y, además, existen los responsables de recepción y almacenaje de los materiales extraídos del fondo.

    En ocasiones la finalidad del proyecto no es excavar un cargamento. El escenario puede ser tan diferente entre sí como los muros de una casa cubierta por el agua. Fuera como fuese, la metodología utilizada ha de garantizar que el resultado final permita reconstruir, de forma documentada, la la localización de los restos cuando ya han sido retiradas las capas de arena o de sedimentos que los recubrían.

    4 de febrero de 2013

    Yacimiento arqueológico. La prospección.

    Hasta el momento hemos comprobado que para realizar cualquier investigación es necesario una larga y preparada plantificación. Bien, tanto ante la posibilidad de encontrar un yacimiento arqueológico o tanto después de la ya mencionada etapa de recogida de la información, se tienen que realizar prospecciones sobre el terreno.


    Ésto se puede realizar mediante un exploración visual, con buceadores y/o equipos de vídeo teledirigidos, o con métodos más sofisticados de localización de restos arqueológicos. Si el lugar tiene motivos suficientes de estudio se procede a excavar el yacimiento o planificar campañas para esa excavación.

    2 de febrero de 2013

    Historia Arqueología Subacuática


    La arqueología submarina nace de la mano de la industria armamentista de inicios de la Guerra Fría. El padre de esta disciplina es George Bass, quien realizó la primera excavación debajo del agua en 1960 en Turquía. Es profesor emérito de arqueología de la Universidad de Texas A&M. Al estar este centro de estudio íntimamente ligado a la milicia estadounidense, Bass pudo incorporar a la exploración arqueológica subacuática desde herramientas geofísicas para conocer la topografía submarina, como el sonar de barrido lateral, perfilador de fondo marino, el magnetómetro, hasta submarinos nucleares. “Es un campo de estudio interdisciplinario que toma de la oceanografía, biología, geofísica, historia y además de técnicas para enfrentar cualquier eventualidad debajo del agua”, sostiene Carlos Ausejo, tal vez el único arqueólogo peruano especializado en arqueología subacuática. 





    31 de enero de 2013

    Presentación del grupo

    Presentación del grupo de trabajo

    Buenos días.

    Somos alumnos de segundo de bachillerato del Instituto IES Alpajés, Aranjuez, Madrid. Estamos llevando a cabo un proyecto de investigación titulado Técnicas de campo en investigación subacuática (http://nautilus-subaqua.blogspot.com.es/).

    Este trabajo consiste en la investigación de cómo y que técnicas se utilizan para la extracción y conservación de los materiales arqueológicos encontrados bajo agua. Además de ésto añadiremos información de algunos yacimientos arqueológicos, museos, centros de investigación, etc.

    Ya para finalizar, y con vistas a futuras publicaciones, una pequeña presentación nuestra.

    • Enrique Cuenca-Romero: estudiante de 2º de bachillerato de ciencias naturales.
    • Sergio Castro Gorostiaga: estudia 2º de bachillerato de ciencias naturales.
    • Iván López Moreno: estudiante de 2º de bachillerato de ciencias naturales.

    Como profesores ayudantes en el trabajo:
    • Julio Martínez: profesor de Historia en el IES Alpajés.

    Enrique Cuenca

    Sergio castro
    Iván López


    22 de enero de 2013

    La inversión necesaria para la arqueología subácuatica

    Los primeros arqueólogos subacuáticos fueron arqueólogos terrestres. Éstos contrataban buzos para que les extrajeran esponjas y corales y para que les describiesen los materiales que se encontraban en sus inmersiones. Desde ésto ha pasado mucho tiempo,sin embargo, las cosas no han cambiado tanto.


    Los arqueólogos, que antes pagaban porque otros les describiesen lo que veían en el fondo del mar, necesitan actualmente sofisticados medios de detección y localización que les permita descubrir y explorar fondos remotos, aunque éstos nos sean inaccesibles. Esta es la razón por la que, todavía, los arqueólogos continúan pagando para poder descubrir lo sumergido. Esto puede ser con su propia presencia personal a la hora de explorar o en el uso de novedosos equipos de detención. Esto requiere que la inversión económica en cualquier proyecto arqueológico subacuático sea de gran importancia, que a menudo se tienen que rentabilizar de manera política, económica o científica.


    Sonar: técnica que usa la propagación del sonido bajo el agua para navegar, comunicarse o detectar objetos sumergidos.

    21 de enero de 2013

    Las ganas de conocer nuestro pasado

    El poco interés, que ha habido durante siglos, sobre los objetos localizados en el fondo del mar nos incitan a tener importantes hallazgos. 

    El submarinismo te permite encontrar numerosos objetos de gran interés, lo cual no significa rescatar, sino simplemente descubrir. Para lo cual se tiene que llevar a cabo, anterior y posterior al hallazgo, una exploración y obtención de información del lugar y los objetos que pueda albergar, para que al final expongas tus conclusiones. Lo cual significa que requiere un método.

    Nao San diego 7